• Denunciar a la Unión Europea como responsable de las políticas migratorias que provocan estas muertes.
  • Exigir a las instituciones europeas −Comisión, Consejo y Parlamento− medidas concretas que garanticen los derechos humanos de las personas migrantes, entre ellos, el derecho a circularlibremente y de forma segura. Y que las medidas incorporen una perspectiva interseccional de género y de derechos.
  • Denunciar las causas que obligan a las personas a migrar.
  • Sensibilizar a la población europea sobre esta situación.
  • Conseguir la regularización inmediata de todas las personas que han llegado y viven en la Unión Europea.
  • Consolidar la red internacional de denuncia y solidaridad con las personas migrantes y refugiadas.